Befesa - Sala de prensa

Últimas Noticias

22.08.2005

Befesa se adjudica la gestión de 20.000 toneladas de lodos procedentes de Repsol Petróleo, S.A.

Befesa Gestión de Residuos Industriales se adjudica la gestión externa de 20.000 toneladas de lodos centrifugados de la planta de tratamiento de aguas residuales del Complejo Industrial de Repsol Petróleo, S.A. en Puertollano, localizado en la provincia de Ciudad Real.

El residuo objeto de la gestión se compone por una mezcla de lodos biológicos, que se generan debido a la degradación de los compuestos orgánicos presentes en el efluente y lodos primarios, procedentes de la separación de efluentes a partir de la materia decantada.

En el contrato firmado por Befesa Gestión de Residuos Industriales y Repsol Puerto Llano, se incluyen la carga, transporte y tratamiento final de los lodos mediante la disposición en un vertedero autorizado. El proceso "in situ" de inertización de dichos lodos corre a cargo de Repsol Petróleo, S.A., que debe garantizar a Befesa que el residuo resultante cumple con los parámetros necesarios para que puedan ser gestionados como un residuo no peligroso, ya que de esta forma se ahorran costes económicos de gestión.

El proceso de inertización es un pre-tratamiento que tiene la función de aislar a los residuos. Consiste en la formación de una capa protectora que evita que los residuos entren en contacto con otros al depositarse en vertederos autorizados, y por tanto reaccionen y varíen sus propiedades físico-químicas o biológicas. Los parámetros de aceptación que deben cumplir los residuos para ser inertizados son: punto de inflamación mayor de 55ºC, que no haya presencia de líquido libre, que no contenga cianuros, y en el caso de que sean aguas, que no sean ni ácidas ni básicas.

En la actualidad Befesa gestiona tres plantas de inertización, en Nerva ( Huelva), Cartagena (Murcia) y Albega ( Huelva). Las dos primeras, pertenecientes a Befesa, favorecen un destino final en depósitos de seguridad, mientras que la última, en copropiedad con Egmasa, favorece un destino final más ecológico, ya que tiene como finalidad la recuperación de suelos.