Befesa - Sala de prensa

Últimas Noticias

16.06.2006

La división de limpiezas de Befesa ha demostrado las ventajas del hidrocorte en aplicaciones especiales para la industria

La utilización de agua a altísima presión para el corte de materiales se ha venido utilizando en diversas aplicaciones industriales desde el desarrollo de las bombas de alta presión. Actualmente, existen usos industriales que requieren gran precisión como los cortes de piezas especiales y aplicaciones no industriales como por ejemplo el uso de herramientas quirúrgicas de corte con a chorros colimados de agua a altísima presión para el corte de tejidos.

Befesa TLI ha utilizado el agua a presión en diferentes aplicaciones de limpieza, y ha realizado numerosos proyectos de hidrodemolición que, con bombas de alto caudal y presión, consiguen la demolición de hormigones de especificaciones H150 o superiores. Es en 2005 cuando la necesidad de un cliente del sector papelero planteó un problema técnico complejo: la realización de cortes en acero de espesor superior a 15 mm y de vigas de soporte, en una zona clasificada, donde el riesgo de incendio impide la utilización de métodos tradicionales (soplete, cizalla, etc.). El problema era considerable, pues los cortes se debían realizar a más de 15 metros de altura, en las paredes de un tanque, por un total de más de 180 metros de longitud.

La innovación de la delegación de Aragón diseñó la solución al problema, a partir de la utilización de accesorios de corte con boquillas especiales, conectados a una bomba de más de 300 CV. De esta manera, se consiguió realizar el corte a velocidades superiores a 2m/h, sin incidentes de seguridad. A partir de esta experiencia, se realizaron otras aplicaciones: cortes de superficies de tanques de productos petrolíferos para hacerlos accesibles a maquinaria, cortes de tuberías de 500 mm de diámetro de aleación especial a 60 metros de altura, con producto en su interior, en refinería, y corte de cabezal convexo de 150 mm de espesor de reactor sin dañar el interior, para refinería.

El hidrocorte presenta muchas ventajas: el corte se realiza con agua y abrasivo, no produce llama, la trayectoria se puede controlar mediante dispositivos de guía, por lo que el corte es limpio y de excelente geometría, se puede realizar por control remoto y no se deforma la superficie ni se alteran sus propiedades por exposición a la temperatura.