Befesa - Sala de prensa

Últimas Noticias

11.01.2006

Bravo por el año de oro de Befesa

Hace tres años el nombre de Befesa apenas era conocido en el sector del agua fuera de España. Hoy ya tiene contratado la mayor capacidad de desalación en el mundo con 500.000 m3/día firmados durante el año pasado. Este crecimiento meteórico ha sido predominantemente dirigido por Guillermo Bravo, Consejero delegado de Befesa Construcción y Tecnología Medioambiental, cuyo filial de tratamiento de aguas, Codesa, fue comprada por Befesa en 2004.

Puede parecer poco tiempo para influir en la dirección de un líder del mercado mundial, pero Bravo estaba en el tema incluso antes de unirse a Befesa. Cuando dirigía Codesa formó el consorcio GEIDA de compañías españolas que incluía además a ACS Cobra-Tedagua, Sadyt y Befesa en la puja por la primera ola de plantas de desalación a gran escala en Argelia. En aquel momento Codesa tenía ingresos de sólo 15 millones de euros y necesitaba trabajar con socios más grandes para poder tomar parte en la expansión prevista de 2,8 millones de metros cúbicos al día en la capacidad de desalinización de Argelia.

"Fui yo quién creo GEIDA porque entonces Codesa era una compañía pequeña y necesitabamos más credibilidad financiera para poder ir a Argelia" explica Bravo. ACS Cobra-Tedagua y Sadyt además de ser grandes copañías son dirigidas respectivamente por el Presidente y Tesorero del Real Madrid Fútbol Club, que es muy conocido en Argelia gracias a su estrella de medio campo Zinedine Zidane.

En aquel momento Befesa era ya uno de los principales grupos e el sector español de la desalación como consecuencia de su participación en cuatro grandes plantas (IDAM Almería de 50.000 m3/día, IDAM Carboneras de 120.000 m3/día, IDAS Atabal de 165.000 m3/día e IDAM Cartagena de 65.000 m3/día). Después de haber trabajado con Bravo y Codesa en la puja por la planta de 100.000 m3/día. De Skikda y por la planta de 150.000 m3/día de Benisaf en Argelia, Befesa adquisición Codesa y puso a Bravo al frente de su división de Ingeniería Medioambiental. La compañía entonces se adjudicó Skikda y Benisaf y se aseguró exitosamente la planta de 165.000 m3/día de Tlemcen también en Argelia y la planta para el Consejo Metropolitano del suministro de agua y alcantarillado de Chenai.

Bravo no tiene dudas sobre las razones del éxito de Befesa. " En general en cada uno de los proyectos que hemos ganado en los últimos años hemos sido los más baratos. Tenemos una cultura financiera muy fuerte en Abengoa (la compañía matriz de Befesa) y estamos siempre pensando cómo hacer las cosas más baratas". Este enfoque permitió a Befesa vencer a Hyflux, el grupo desalinizador de Singapur que hasta ahora mantiene el record de precio más bajo en el mundo para el agua desalada.

El precio de Befesa (en conjunción con su socio IVRCL) en el proyecto de Chenai fue de 1,07 dólares por metro cúbico que sorprendió mas por lo alto que por lo bajo que era. Bravo señaló que depende de la precalificación técnica las pujas por el proyecto fueran abiertas en directo por la televisión de Chenai y con la puja más baja, el Consorcio GEIDA fue declarado el ganador.

"Los costes de diseño y de construcción de una planta de desalinización son muy similares a un lado y a otro del planeta, con algunas diferencias relacionadas con la localización , la toma y los principales parámetros del agua. Teniendo todo esto en cuanta el precio del proyecto viene condicionado por los determinantes financieros (tipos de interés, comisiones y costes variables) y los costes de operación y en particular por el coste energético por KWh. En Chenai hicimos un buen trabajo en estos tres niveles y conseguimos el precio más bajo de la subasta".

El precio fue más alto que el que se alcanzó por el Consorcio GEIDA en sus proyectos de Argelia porque los costes de la financiación eran casi el doble de los que se podían alcanzar en Argelia y el coste de la electricidad era 0,07 dólares por KWh frente a 0,04 dólares por KWh en Argelia.

"Nuestro objetivo es reducir el precio del agua porque es la forma de estar en el mercado y una forma de que el mercado crezca" comenta Bravo.

Aunque Befesa tiene una sólida trayectoria ganadora en la construcción y gestión de plantas desaladoras nunca ha trabajado sola en un proyecto importante. Aunque la compañía puede tener una cobertura contratada de capacidad para instalar de 500.000 m3/día esto está compartido con el resto de socios del Consorcio. En términos comparables, es decir, multiplicando la capacidad por la participación de Befesa en e l proyecto la magnitud del pedido es de sólo 200.000 m3/día. "Prefiero tener el 50% de algo que el 100% de un grupo que no tiene nada" Bravo explica que además Befesa ya no necesita formar equipos con otras compañías para perseguir proyectos grandes.

"Tenemos suficiente capacidad desde el punto de vista técnico y financiero. Podemos participar solos de acuerdo con nuestra experiencia. Algunas veces un proyecto requiere alianzas porque un consorcio puede estar mejor colocado para satisfacer las necesidades de los clientes. En la India nos encontramos cómodos solos con un solo constructor civil local, pero ahora en California estamos seguros de que necesitaremos compañías americanas en el Consorcio."

Befesa está trabajando con Clark Constructor y URS para pujar por el contrato de Ingeniería, suministro y construcción de los proyectos de Poseidon´s Huntington Beach y Carlsbad. Befesa CTA está también buscando proyectos en el Golfo (ha sido precalificada para el sur de Oman y estaría interesado en Kuwait si el proyecto fuese a subastar). Abengoa tiene una fuerte presencia en Latinoamérica, que Befesa CTA ha usado para proyectos de aguas en dicha zona. También ha tenido presencia en Pekín durante diez años, lo cual ha sido utilizado para conseguir proyectos de aguas en China.

El enfoque internacional cada vez más amplio de Befesa CTA, no se está adquiriendo en perjuicio de Argelia a pesar de los riesgos políticos que muchísimas empresas asocian con este país. "Creemos en Argelia" dice Bravo explicando que el gaseoducto que suministra mucha de la energía que España necesita ha unido a los dos países. Para trabajar en Argelia se necesitan garantías financieras y hemos ido a los mercados financieros y les hemos explicado los proyectos, y los mercados financieros también han creído en el mercado de Argelia".

Befesa CTA además de la desalinización tiene la vista puesta en el sector del agua "Pienso que la industria a nivel mundial tiene que cambiar para ser sostenible y tiene que tener eficiencia medioambiental". Esto llegará a competir con los grandes gigantes industriales como General Electric y Siemens en el mercado. Primero, Befesa CTA tiene fuertes referencias en sectores industriales tales como pasta y papel, alimentos y bebidas, energía y acero. Bravo mantiene que entender los procesos de un sector industrial es más importante que la fuerza en el conjunto del sector industrial. Segundo, Befesa CTA tiene buenos contactos de gestión en el sector industrial como resultado de la buena implicación del grupo la gestión de residuos sólidos. Tercero, Befesa puede ofrecer soluciones integradas procedentes de su experiencia en todas las áreas del sector de las aguas. "Los constructores (Ingenieros civiles) redondean las medidas al centímetro, los ingenieros industriales lo hace al milímetro, nosotros los ponemos juntos"dice Bravo.

La estrategia de Befesa CTA en el sector del agua es ser selectiva. "Si pensamos que hay algo en el sector de la pasta y el papel, que se puede exportar al año siguiente decidimos qué proyecto buscar y al final el conjunto de la compañía irá detrás de él."

A pesar de que hay más de treinta proyectos de desalinización en la fase de diseño en España, Bravo considera que el mercado doméstico nacional de Befesa está maduro. "España tiene un mercado para el tratamiento de agua (que se ha ido desarrollando a lo largo de los últimos treinta años) y para la desalinización (que se ha ido desarrollando en los últimos diez años. Los contratistas del diseño y la construcción llevan largo tiempo en el terreno de juego y todos ellos conocen el negocio muy bien y son muy competitivos. Esto es una enorme barrera para cualquier compañía que intente venir a España a competir. Existe un margen muy bajo. Si se quiere mantener los márgenes y las constantes del mercado internacional, no se puede ser competitivo en España porque hay muchos competidores".

El tamaño de los proyectos en España es también relativamente pequeño: Befesa puede contratar en uno de sus acuerdos internacionales tanta capacidad como la de seis o siete acuerdos españoles. Como no es posible que una compañía gane todos los proyectos en subasta, para crecer es esencial según Bravo mirar hacia el exterior. "Hay dos clases de economías de escala, la de empresa que permiten ser más barato , que es la única forma de ganar y la otra es que si se tiene experiencia en la construcción de platas de entre 100.000 y 120.000 m3/día existen economías de escala de operación.

El objetivo de Befesa es aumentar el negocio hasta los trescientos millones de euros en cinco años, la mitad de los cuales procederán del negocio exterior. Esto a finales de 2004 cuando los ingresos eran escasamente 90 millones de euros podía haber parecido un reto, pero cuando ya se han adquirido contratos por 300 millones de euros desde entonces puede parecer poco ambicioso.